Aprender e entender lo que sientes es muy importante

Los sentimientos pueden ser sutiles o abrumadores, por lo que comprender lo que sientes no es en todos los casos simple. En el momento en que comprendes tus propias consideraciones, sentimientos y respuestas mejorarán tus conexiones, ya que entenderte a ti mismo hace que sea más fácil hablar con los demás. Mira a comprender lo que sientes, su cantidad se identifica con el segundo actual, los acontecimientos recientes, tu estado físico y qué cantidad se identifica con tu propia historia. Pensar en lo que sientes y descubrirlo realmente te hace progresivamente humano, comprensivo y mentalizado hacia los demás. La atención plena y la comprensión de tus propios sentimientos también implica que estarás considerablemente más acerca de las emociones de los demás, es decir, tendrás el conocimiento de tus propios sentimientos para ayudar a reconocer cuando los sentimientos de los demás son genuinos o difíciles.

En caso de que estés molesto, confundido o sintiéndote genuinamente dominado, darte cuenta de cómo tamizar tus sentimientos puede ayudarte a darle sentido a lo que está sucediendo dentro y ayudarte a obtener lo que necesitas.

Fíjate en tus emociones. ¿Es correcto decir que estás nervioso, tenso o estresado por algo? ¿Es correcto decir que estás callado? Concéntrate en tu respiración y siente las vibraciones del cuerpo que van con él, el aire fresco que entra, el estado de ánimo de tus pulmones extendiéndose y colapsando. En el caso de que te concentres en relajarte durante un breve período, te hace ser cada vez más consciente de tus sentimientos. ¿Es seguro decir que está respondiendo genuinamente a sus factores ambientales? En caso de que sea bullicioso, ¿dirías que estás irritado? En la posibilidad de que sea excesivamente tranquilo, ¿dirías que estás incómodo? En caso de que estés caliente y cómodo, ¿te sientes tranquilo y aliviado? Normalmente es más sencillo sentir emociones en la posibilidad de que les des un breve período para ascender a la superficie y en caso de que estés en un lugar donde no te enfades, sin embargo, están viajando a través de ti y conociendote más y más.

Independientemente de si lo entiendes o no, hay una gran cantidad de pasado en tu cerebro. En este momento, es posible que estés discutiendo o coincidiendo con lo que estás examinando, o comentando si crees que esto es útil, o condenando o enfatizando sobre si lo estás haciendo con precisión. Fragmentos de melodías, intercambio de cine o televisión, o discusiones de diferentes ocasiones y lugares podrían estar funcionando como una banda sonora en tu mente. Siéntate y sintoniza durante un par de segundos, e intenta reconocer cada cosa que pasa. Con un poco de práctica, te volverás consciente de una “banda sonora” hecha de recuerdos, consideraciones, reacciones, conmoción fundacional, televisión, música, películas, las noticias y diferentes clamores que has grabado en el transcurso de tu vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *